Cómo escoger la base de maquillaje perfecta para tu piel

Por Daniela Quintero

Sé que no soy la única que siente que entre menos se note que estoy maquillada, mejor. Hay días en que lo logro, los demás mejor ni les cuento.

He descubierto que uno de los productos que más me ayudan a lograrlo son las bases. Si no puedes notar la superficie, todos los demás elementos se disimularán mejor.

Ahora bien, no sé si te has percatado, pero es el producto de maquillaje más difícil de encontrar ya que las tonalidades de piel son tan diferentes que darle justo al color es un proceso de dolor máximo.

Aquí te daré algunas claves para encontrar tu base perfecta.


Molesta a la vendedora

No importa cuánto le tengas que molestar, pregunta, pregunta y pregunta. Solicítale las muestras de varios colores que se asemejen al tuyo. Todas las ventas de maquillaje tienen la muestra, que no te engañen.  Ahora bien, si es de farmacia o supermercado, es probable que haya más problema, pero me he encontrado lugares en donde sí tienen disponibles.


Pruébalo en tu cuello

Algunas utilizan el área de su muñeca para probarla, pero esto no te dirá la verdad porque el tono de tus manos y brazos son diferentes al rostro. De preferencia, hazlo en el cuello, barbilla o por tu clavícula.  De esta forma te aseguras que se acerque mucho más al color.

Algunos expertos dicen que pruebes tres colores al mismo tiempo, una más clara y una más oscura. Nota el comportamiento de la base. Algunas ventas de maquillaje tienen una pésima iluminación para comprar esto porque suelen confeccionar el ambiente, así que te recomiendo que salgas de donde estás hacia una luz natural y decidas.


¿Se oxida? 

¿Te ha pasado que por la mañana tu rostro se ve perfecto y para la tarde sientes que te pasaste de bronceado naranja? Puede que estés experimentando la oxidación. Esto significa que tu base cambió de color por el contacto con el oxígeno en el aire.  Es como cuando cortas una manzana y al rato toma un color no tan apetecible.

Aquí hay algunos trucos para evitarlo (si no quieres comprar una que no tenga esta reacción):

  • Usa un primer que se ajuste a tus necesidades.
  • Compra un tono más claro.
  • Busca productos que controlen lo grasoso de tu rostro.

Los « undertones »

Sabías que puedes tener un tono de piel muy similar al de otra persona, y aún no usar la misma base.  Esto se debe a que todas tenemos « undertones » diferentes, esos tonos que no se perciben.  Se pueden dividir en cálidos y fríos.  Puede que ya te percataste que algunos colores funcionan mejor y te hacen relucir, mientras que otros por más que intentes no tienen el mismo efecto.
Averiguemos cuál eres:

Revisa tus venas.  ¿Qué color resalta?

  • Si se ven verdes es probable que te combinen los tonos cálidos.
  • Si se ven azules es porque te van los fríos.

¿Qué tipo de joyería se te ve mejor?

  • Plata, es porque eres más fría (no pun intended)
  • Oro, es porque eres más cálidad

En la playa, ¿te bronceas o arriesgas tu vida bajo el sol sin ningún resultado?

  • « Me veo espectacular después de estar bajo el sol, consigo un bronceado perfecto: Eres cálida.
  • « No logro nada », sigues siendo fría.

Ahora bien, si sientes que estás en medio es porque tienes undertones neutros. Bless you!


Fórmulas

Tienes tantas opciones como te puedes imaginar.  Sin embargo, debes considerar si tienes piel seca o grasa, si eres propensa al acné, si quieres una cobertura liviana, mediana o completa, si quieres que se vea iluminada o mate.

Uff, la lista es enorme…

En conclusión, la tarea no es fácil, pero si sigues estos pasos puede lograrlo. ¿Qué otro producto de maquillaje te ha costado elegir? Cuéntanos en los comentarios.

¡Hasta la próxima, Bloomers!


Imágenes vía Pinterest